Estados Unidos

Desde 1951 Julián Marías ha recorrido los Estados Unidos en multitud de viajes. Los artículos de su experiencia dieron lugar a dos libros "Los Estados Unidos en escorzo" y "Análisis de los Estados Unidos". Los escritos que reunimos a continuación forman parte de esos libros, y añadimos algunos más que fueron realizados con posterioridad.


01 11 1951 Casas de cristal
25 11 1951 Lo consabido
03 01 1952 Los objetos, la muerte y el diablo
18 01 1952 Nuestra ciudad
22 02 1952 Un castillo en Boston 
12 03 1952 De Robinson a Ford, ida y vuelta
09 04 1952 Anticipación
22 04 1952 Provincianismo
08 05 1952 Soledades juntas
23 05 1952 Cara y cruz de la bibliotecas americanas
20 06 1952 Otro mundo
06 08 1952 Ir de compras
19 08 1952 La vida intelectual en los Estados Unidos
02 09 1952 "Old-Fashioned"
23 09 1952 El hombre medio
04 01 1953 El temple de la vida
12 02 1953 El Hispanismo en los Estados Unidos
08 09 1953 Ochenta y nueve por ciento
19 01 1954 Este mundo y el otro
05 03 1955 El reloj abierto
16 03 1955 Negros en la nieve
31 03 1955 Funerarias
22 04 1955 La burocracia como una forma de satanismo
29 04 1955 El pulso de Norteamérica
23 06 1955 Balada del "Drug Store"
29 07 1955 La salud de la sociedad Norteamericana
12 08 1955 Unamuno en Forest Lawn
18 08 1955 California como paraíso



26 08 1972 La izquierda democrática 

09 09 1972 Crítica y proyecto
24 09 1972 El sí y el no
13 10 1972 Ni discordia ni ilusión 
19 11 1972 El desenlace
01 12 1972 Las alternativas 

13 05 1973 Sociedad y política

03 06 1973 Lo importante

07 10 1973 Una trayectoria

21 10 1973 La empresa americana
28 10 1973 Nueva Frontera y Leyenda Negra 
04 11 1973 Polarización
11 11 1973 El desaliento
18 11 1973 Otra vez Occidente

02 11 1974 Después de la tempestad 

11 11 1974 El arte de decir la verdad
17 11 1974 Equilibrio 
01 12 1974 Los poderes 
18 12 1974 El sistema de las libertades

17 10 1976 Rocinante vuelve al camino

23 10 1976 Elecciones
04 11 1976 Vísperas

07 08 1982 El valor de la concordia

08 08 1982 Salud e ilusión

16 11 1984 Los Estados Unidos y el estado de error 


13 12 1985 El temple de los Estados Unidos


25 09 1987 Prosaísmo y lirismo en los Estados Unidos


18 03 1988 Los Estados Unidos y las elecciones 1

18 03 1988 Los Estados Unidos y las elecciones 2
10 08 1988 Los partidos
10 11 1988 Continuidad


06 01 1989 Tres viajes 1
06 01 1989 Tres viajes 2


07 05 1992 Lo español en los Estados Unidos

30 07 1992 Elecciones en los Estados Unidos
27 08 1992 Los Estados Unidos como reactivo 
22 10 1992 Sondeos y modas
21 11 1993 Thornton Wilder
25 11 1993 Una novela personal: "El octavo día"
29 12 2000 Lo que cuenta


Conferencia sobre los Estados Unidos y su significación, en el curso titulado "El factor intelectual en la Historia"

18        La independencia de los Estados Unidos: libertad religiosa como antídoto de la irreligión y el desarraigo.


Los Estados Unidos han llegado a ser el país más poderoso y creador del mundo. La creación es en todos los órdenes: tecnológico, de las humanidades... Es el país en donde se adelantan los rasgos del siglo XX. El predominio del inglés es primariamente por los Estados Unidos, no por Inglaterra.

En este curso se habla de los aciertos y errores. Aquí hay que ver cual es la razón del acierto. Como ha llegado a este nivel de prosperidad y de libertad, porque hasta fines del siglo XVIII eran muy poca cosa. Mucho menos importante que los países principales de Europa e incluso de la América hispánica. Menos que lo que hoy es México, el Perú o Cuba. Las ciudades de Hispanoamérica estaban muy desarrolladas, como es el caso de Puebla, México, Cartagenas de Indias, La Habana. Esto se puede ver por el desarrollo de las ciudades de los territorios del norte y sur de América.

Eran unas cuantas colonias establecidas en el noreste del continente americano, de origen holandés y pronto superadas por el origen inglés, o digamos mejor británico, con una vida bastante elemental. Con bastante simplicidad en casi todos los órdenes de la vida, adquieren su independencia en 1776. Su origen es muy posterior a la América hispánica, que empieza en 1492 y en unos cuantos decenios es ocupada y poblada en casi todo su territorio, con la construcción de ciudades por todas partes.

En cambio los Estados Unidos comienzan a existir en el siglo XVII. Las colonias originarias se habían formado por motivos primariamente religiosos. Diversos grupos ingleses alternativamente perseguidos formaron las primeras poblaciones de este territorio. La situación era muy inestable en Inglaterra durante el siglo XVI y XVII. No acepta inicialmente la Reforma, el rey Enrique VIII recibe de los Papas el título de "Defensor de la fe", después hace un cisma para pedir la anulación de su matrimonio con Catalina de Aragón. Funda la Iglesia de Inglaterra, que va penetrándose de un cierto protestantismo

En Escocia el protestantismo penetra con más fuerza, y luego aparecen otra serie de tendencias como los cuáqueros, los presbiterianos, los metodistas... Es decir hay una pluralidad d organizaciones y de sectas que se persiguen según que épocas. Los católicos empezaron persiguiendo a los protestante y luego fueron perseguidos ellos más tarde. En definitiva hay muchos grupos religiosos que buscan libertad y se establecen en América diferentes comunidades, que tienen primariamente un origen religioso. No todos son protestantes, pues Maryland es primariamente católico.

Cuando se produce la independencia de los Estados Unidos hay comunidades de origen religioso pero que rehuyen de la identificación del poder público con la religión, para salvar la independencia religiosa, la libertad religiosa. Se trata de evitar que haya una iglesia establecida, aunque haya brotes de intolerancia religiosas dentro de ciertas comunidades.

Cuando se rompe con Inglaterra y se produce la separación aparecen trece estados, con una idea de identidad que se va a mantener a pesar del crecimiento y las ocupaciones. Se utiliza el concepto de Midwest, Mediooeste, pero los estados que lo componen no están en el oeste del continente, sino en el este todavía, esto es debido a la gran expansión de los Estados Unidos. Al principio el oeste estaba muy próximo al este, ni siquiera son centrales en el territorio posterior, que llega al Pacífico. Ya existían territorios europeizados en sur y en el oeste pero eran entonces españoles.

Hay una queja, a veces, porque los habitantes de los Estados Unidos se llamen a sí mismo "americanos", esto parece un abuso de poder. Pero no es tal, porque en el siglo XVIII, cuando los Estados Unidos se hacen independientes, en España se les llama siempre "americanos". Los españoles hablaban de las Indias y los habitantes de los territorios españoles de América se llamaban "españoles" a sí mismos, Como mucho se les llamaba "españoles americanos", o como en las Cortes de Cádiz, "españoles de ultramar".

El Conde de Aranda que se ocupó mucho de los Estados Unidos, los llama siempre americanos. En el libro, tan interesante y que les recomiendo, "La vida de Carlos III", del conde de Fernán-Núñez, habla todo el tiempo de los "americanos", y el "El espíritu de los mejores diarios", publicación que comenzó en 1787, habla constantemente de los "americanos". Cuando se emplea este nombre no se hace más que reproducir el uso lingüístico español del siglo XVIII.

Lo que interesa son los impulsos que llevar a la organización de los Estados Unidos. Lo característico es la falta de espíritu negativo. Se reclama la independencia porque se cree que la corona británica no ha cumplido con sus deberes con las colonias de América, pero no hay hostilidad hacia Inglaterra en ningún momento, esto es capital.

Por otra parte, y esto es todavía más interesante en sus consecuencias, no hubo ninguna aversión contra la religión como sí ocurrió en el espíritu revolucionario europeo durante el siglo XVIII. La antirreligiosidad de los ilustrados europeos, especialmente en Francia, fue funesta. Esto no ocurre en los Estados Unidos, no hay el menor espíritu antirreligioso. Al contrario, el espíritu religioso está presente: "Confiamos siempre en Dios". Hay una actitud religiosa no confesional. Es un país religioso, que ha nacido como tal, para afirmar la religiosidad en diversidad. Esto ha impedido que exista una religiosidad política, social o de clase. Como la irreligiosidad muy considerable de la clase trabajadora en Europa durante el siglo XIX. Algo que en los Estados Unidos no existe, ni por asomo.

Se sigue la tradición religiosa de los orígenes familiares: los descendientes de escoceses suelen ser presbiterianos. Los descendientes de ingleses, lo más probable es que sean episcopalianos, los descendientes de irlandeses o italianos son mayoritariamente católicos. Los descendientes de alemanes suelen ser católicos, por descender de las zonas católicas de Alemania. Los descendientes de suecos son mayoritariamente luteranos. En el estado de Utah predominan los mormones, en el sur los baptistas, en otras zonas los metodistas, así hasta doscientas cincuenta denominaciones.

La actitud religiosa depende de la disposición personal o del origen social, pero no por motivos de clase social, que en los Estados Unidos no existe. Hay unos textos muy interesantes del conde de Aranda, que dice esto: "La España va a quedar mano a mano con otra potencia sola en todo lo que es tierra firme.... con dos millones y medio de habitantes...", Aranda ve un gran crecimiento y una fuerte emigración procedente de Europa, por el atractivo de su forma de vida, por la libertad y el buen tratamiento de sus leyes. Lo ve muy perspicazmente desde el mismo  momento de la independencia de los Estados Unidos, en el año 1776.

Esto es cierto desde la misma declaración de independencia, con un extraordinario grado de acierto y de veracidad: "Sostenemos que estas verdades son evidentes por sí mismas"..."todos los hombres han sido creados iguales", nótese lo de "creados"..."dotados por su creador de ciertos derechos inalienables: vida, libertad y la busca de la felicidad"... "para procurar esos derechos hay que establecer gobiernos entre los hombres que deriven sus justos poderes del consenso de los gobernados", y añade algo que me parece particularmente interesante: "la potencia de los gobiernos establecidos por mucho tiempo no debe cambiarse por causas leves y pasajeras, la experiencia ha mostrado que la humanidad está más dispuesta a sufrir, mientras los males son soportables, que a corregirse eludiendo las formas a las que están acostumbrados", esto es la negación del espíritu revolucionario.

En el momento que se separan de la corona británica niegan lo que es el espíritu revolucionario, que quiere cambiarlo todo. En este curso sobre aciertos y errores, ahora domina superabundantemente el acierto. Hay un momento muy crítico, que es cuando se va a aprobar la constitución el año 1787, cuando se va a establecer el grado de unidad, el grado de poder, se insiste en el equilibrio de poder. En los Estados Unidos suelen ser distintos partidos los del Presidente y del Congreso. El presidente puede ser republicano y las dos cámaras ser demócratas, eso o lo inverso ha ocurrido muchas veces. En otros países esto parece inconcebible, en los Estados Unidos parece normal, incluso parece conveniente, porque se contrabalancean los poderes.

En este año de 1787 hay una carta que publica "El espíritu de los mejores diarios", una carta de un español que vive en Boston y dice "Si en otras partes reina la enfermedad de ser demasiado gobernados, aquí el de no serlo bastante". Se prevé en esta carta el peligro de "ser demasiado gobernados", dos años antes de la Revolución Francesa, y el de aquí "de no serlo bastante", y añade que intenta con esa carta a los americanos: "inspirarles el amor de la unión y las disposiciones necesarias para que hagan cuantos sacrificios sean necesarios para defenderla", es una carta procedente de Boston, del 17 de septiembre de 1787.

Se señalan los peligros del poco gobierno, como en los Estados Unidos, que tienen el problema de la escasez del estado frente a la sociedad, es como un cuerpo que ha crecido demasiado y los huesos no le sostienen, por su debilidad. El poco gobierno puede tener sus problemas. Es el caso de la guerra de Secesión en los Estados Unidos, en la que unos Estados se quisieron independizar de la Unión y los Estados del Norte se negaron y defendieron la Unión. Esto ya lo predijo el corresponsal de Boston en 1787: los peligros del "poco gobierno".

No era una lucha de los Estados del Norte contra los del Sur, sino que los Estados del Norte luchaban por los Estados Unidos, lo que no admitían es la escisión. Todo esto ocurre antes de la Revolución Francesa. Lo que se funda desde la declaración de independencia de los Estados Unidos, en 1776 y el año 1787, es la democracia liberal. No hará falta ni la demagogia, ni el terror, ni la dictadura militar, como en la Revolución Francesa. En Francia no hubo libertad política hasta 1830, lo contrario que en los Estados Unidos.

Esta situación no solo era exclusivamente americana, las sociedades originarias eran europeas trasplantadas. Europa nos es ajena a esta situación, sobre todo Inglaterra. Las ideas que se utilizan en los Estados Unidos provienen de Europa, son ideas nacidas en Europa, aunque son interpretadas de distinta manera, sin hostilidad hacia su pasado. Hoy los estudios de literatura inglesa incluyen a todos los autores de esa lengua sin distinción de origen, se hace la historia positivamente en vez de negativamente. Las sociedades españolas en América no tuvieron ese trasplante, más bien fueron un injerto de la sociedad española en las sociedades originales de América.

Los americanos se ahorran la demagogia y el extremismo, al vivir plenamente la continuidad histórica sin renegar de nada. La Constitución de los Estados Unidos y su historia es el ejemplo del Occidente funcionando como tal. Aunque la primera gran creación de Occidente es la Monarquía Hispánica, también ejemplo occidental. Después de ésta, en el siglo XVIII, son los Estados Unidos, la segunda gran creación del Mundo Occidental.

Suelo distinguir entre países intraeuropeos y transeuropeos. Ha sido una desgracia el que la imagen de Europa se ha construido, sobre todo, por los países intraeuropeos. como Francia o Alemania. Pero quienes han hecho lo más importante de Europa, su expansión por todo en mundo, han sido los países transeuropeos, como Portugal, España o Inglaterra. España inventa esto la primera de todos. Los Estados Unidos llevan dentro de sí este invento y lo aceptan como bueno, lo contrario de los españoles, que reniegan de él.

El gran éxito de los Estados Unidos ha arrancado de un acierto inicial, que es la libertad religiosa. Ha evitado la actitud anti, la actitud negativa. Es la actitud como el antifascismo o el anticomunismo, dan la iniciativa a estos movimientos, siempre reaccionando frente a ellos, sin proponer posturas innovadoras. Lo que le ha permitido eliminar la demagogia y el resentimiento social.

El catolicismo es la religión que más ha crecido en los Estados Unidos, por una mayor natalidad y una mayor exigencia religiosa. Sin embargo en la América hispana se produce lo que decían algunos: "La Iglesia Católica tiene la opción de los pobres y los pobres tiene la opción de los protestantes", idea que produce cierta inquietud.

No hay comentarios:

Publicar un comentario